31 de enero, Día mundial de la lepra

0
529

Es una enfermedad curable por lo tanto, cuánto antes sea diagnosticada, mayores posibilidades de evitar su avance y lesiones. Afecta principalmente la piel y los nervios periféricos. El Ministerio de Salud de la Nación, através del Programa Nacional de Lucha contra la Lepra, entrega la medicación correspondiente de manera gratuita. El tratamiento es ambulatorio, sobre la base de antibióticos y anti-inflamatorios, de manera que el paciente puede continuar con su vida habitual.

Los síntomas

  • Lesiones cutáneas. Son más claras que el color de la piel.
  • Disminución de la sensibilidad en el tacto al calor y al dolor.
  • Debilidad muscular.
  • Lesiones que no cicatrizan luego de algunas semanas ó meses.
  • Alteraciones en la sensibilidad de manos, brazos, pies y piernas.
  • Pueden tardar hasta veinte años en aparecer.

Quienes no han sido tratados, suelen perder los huesos de la nariz. El rostro adopta una forma parecida a la cara de un león. Con el tiempo, pierden movilidad y hasta pueden verse impedidos de alimentarse por sí mismos.

¿Cómo se transmite?

El contagio es de persona a persona, por secreciones respiratorias de un enfermo no tratado. En menor medida se puede producir por heridas en la piel. La lepra es producto de un bacilo, una especie de microbacteria de lenta evolución de allí que los pacientes pueden pasar años sin saberlo.

El diagnóstico comienza con una biopsia de piel y continúa con un estudio denominado “Bacilocoscopía”.

La mejor manera de prevenir es la información, el diagnóstico precoz y el tratamiento temprano de las personas infectadas.

En nuestro país se registran 280 casos por año.

A lo largo de los últimos 20 años, se han recuperado más de 14 millones de enfermos en el mundo.