Almagro: la nueva cara del barrio con la plaza sobre las viejas vías del Sarmiento.

0
158

La Cara del barrio de Almagro se transforma con la nueva puesta en escena del proyecto de plaza sobre las antiguas vías del tren sarmiento.

El costo del proyecto asciende a 81 millones de pesos. Sin embargo las obras ya están en marcha y los vecinos pueden observar por el momento  un techo verde que será la fura plaza de los vecinos de la comuna 5.

Se estima que el mismo tendrá unos 1412 metros cuadrados. Para ello se montaron 230 toneladas de vigas de hierro a siete metros de las vías del ferrocarril Sarmiento, a la altura del cruce de Medrano con Bartolomé Mitre, donde el tren corre en trinchera, bajo el nivel de la vereda.

Según los que trabajan en la consecución del proyecto, el mismo es llevado a cabo solo en ciudades grandes como New York.

Aquí, para concretar el proyecto se intervino una superficie considerablemente menor, de 4.085 metros cuadrados, que será ocupada por 2635 metros cuadrados de espacio público y 380 de verde.

Esto significa un gran avance para los vecinos del barrio  que eran su pedido de años concretado en las zonas de parquizado, patios de juegos, postas saludables y demás elementos típicos de una plaza propia.

Lo particular de esta plaza será que gracias  a las casas pequeñas y edificios bajos que caracterizan la zona los vecinos podrán observar le cielo.

Al ser una obra en altura, se trabaja con estrictos procesos de calidad y control, explicó la ingeniera Mónica Prieto. En primer lugar, se colocaron las vigas cajón, de 28 toneladas cada una, ensambladas por 100 operarios en los talleres externos de Berazategui, luego la losa, las membranas, el contra piso, la impermeabilización, y finalmente la carpeta de nivelación.

A los 30 operarios que trabajan arriba del cruce les resta instalar la tierra, el césped, las plantas y el mobiliario urbano. “Contra la medianera ubicaremos árboles, encima del lugar donde corre el tren, arbustos, y además pondremos un gran banco, similar al de Plaza Lavalle, donde la gente pueda pararse y observar cómo pasa por debajo el tren, algo que los padres hacen con los chicos habitualmente los fines de semana”, comentaron los ingenieros.

Las tareas incluyeron además el cavado manual de dos pozos romanos, a 6 metros de profundidad, y bajo el nivel de las vías. Según los ingenieros, los trabajos se realizaron en horario nocturno, o los fines de semana, para no perjudicar a los usuarios del Sarmiento, una línea que transporta más de 2 millones pasajeros por día. El proyecto se inició a fines del 2016 y concluirá en el segundo semestre de 2018, informó el Ministerio de Ambiente y Espacio Público.