Basta de Violencia en los Hospitales Públicos

0
378

Como una pesadilla. el descontrol irracional, agresivo, llegó a un lugar, donde no debería haber llegado nunca. La salud pública argentina heredera de grandes maestros, profesores, académicos, hoy en día devaluados íconos de un país que parece haberse extraviado. Qué dirían los Doctores Carrillo, Illia, Favaloro, ó aquellos médicos, llamados de familia en otros tiempos al ver cómo se profanan los hospitales que son de todos, fruto de tantas luchas, tesis profundas, del sueño de una atención a la salud sin exclusiones de ningún tipo.

Una verdadera locura donde el emblemático guardapolvo blanco por el imperio de la fuerza destructiva puede ser cambiado por un chaleco anti-balas.

Se puede impartir salud desde este escenario?

Qué dignidad tiene hoy en día un profesional de la salud que realiza su actividad en, un Hospital Público de la Ciudad. amenazado? Enrejado? Entre insultos, agresiones físicas de toda intensidad, cámaras, etc, etc…Rodeado de efectivos policiales, gendarmes…?

Santojanni, Piñero, Argerich, Penna, son algunos de los establecimientos de salud, históricos, significativos que son vandalizados, violentados. En menor medida, pero también afectados, se encuentran el Fernandez y el Pirovano.

Recientemente, en el Rivadavia  los médicos fueron agredidos de palabra y amenazados con agujas…los violentos exigian la entrega de determinado medicamento…como consecuencia de estos episodios los profesionales médicos llevaron a cabo un cese de actividades…En el Durand, irrumpió un grupo pequeño de personas con exigencias y atropello de todo tipo, que culminó con una golpiza a trabajadores de ese nosocomio….Entiendo que en ciertas oportunidades, el motivo que tienen es descolocar a las instituciones y a quienes prestan sus servicios en ellas. Sembrar el miedo a todos, pacientes incluídos…

Aquí hay que ser muy precisos, dejar de perder el tiempo y tomar las decisiones que sean necesarias.De lo contrario, nuestra salud pública se transformará en un espacio ocupado para garantizar el accionar delictivo de cada día…

Frente a esta realidad distorsionada, que no tiene justificación, qué queda para los pacientes que obtienen sus turnos, que esperan desde la mejor manera posible, que respetan, qué pueden tener sus emergencias? Qué pueden manifestar su nerviosismo pero de allí a amenazar con armas de fuego, etc  existe una distancia como de aquí a la Muralla China…

En tanto, los Ministerios de Salud, Justicia y la Asociación de Médicos Municipales, elaboraron nuevos protocolos de seguridad para cada hospital. Se reforzó la seguridad privada, se instalaron puertas anti-vandálicas, cámaras, detectores de intrusión, y botones antipánico para solicitar refuerzos policiales.