Bienvenida Calle Osvaldo Soriano

0
621

Desde muy pequeña me llamó la atención el nombre de las calles, el por qué de tal ó cual denominación, los motivos…

Tal vez porque la excelente escuela primaria pública que pude disfrutar, en la que aprendí muchísimo, estaba ubicada en Sargento Gomez…Siempre me pregunté quién era ese Señor? En ningún momento se explicó acerca de su importancia, de sus méritos como para bautizar una calle con su nombre…

Con el correr de los años, observaba que numerosas calles llevaban nombres de generales…y que muy pocas mujeres podian ocupar ese puesto, ese reconocimiento…

Afortunadamente el paso del tiempo y los gobiernos democráticos, fueron creando una apertura, privilegiando la identidad, el consenso, la memoria a la hora de nombrar ó renombrar a una calle…

Y qué alegría sentí cuando la Legislatura Porteña aprobó por unanimidad un proyecto, transformado en Ley, por el cual se denomina Osvaldo Soriano a la calle Salcedo desde avenida Jujuy hasta José Mármol. La iniciativa lleva la firma de los legisladores Gustavo Vera y Pablo Bergel del partido “Bien Común”.

Escritor, periodista, Osvaldo Soriano, fue creador de obras que marcaron una época como: “Triste, solitario y final”, “No habrá más penas ni olvido”, “Cuarteles de Invierno”, “A sus plantas rendido un león” , fueron publicadas en veinte países y traducidas a quince idiomas. Varias de ellas llevadas al cine. Había logrado notable repercusión, tanto en nuestro país, como en el ámbito internacional.

Co-fundador del diario Página 12, columnista, escribió sus contratapas hasta 1997.

Padeció el exilio. Fue premiado en nuestro país y el exterior.Regresó a la Argentina y continuo trabajando hasta que una enfermedad se lo llevó un 29 de enero de 1997.

Apasionado por el Fútbol, corazón “Azul-Grana”. El querido “Gordo” Soriano fue un Cuervo de alma!, que un día escribió: “Ser de San Lorenzo es un interminable sobresalto, una carga que se arrastra en la vida con tanto desconcierto y orgullo como la de ser argentino”…

Tan cerca de la historia del Ciclón, del inolvidable Gasómetro. El Club de sus Amores! Mejor lugar, imposible!