Cambio oficializado

0
791
Nuevo nombre para calles.

En el Boletín Oficial del 30 de enero, el Ejecutivo capitalino avaló la norma sancionada el 5 de diciembre pasado en la Legislatura, por la cual se otorgó el nombre “Estado de Palestina” a la ex calle Rawson de la Comuna 5. La primera sesión del mes de diciembre la Legislatura sancionó la norma cuyo primer artículo introduce: “Sustitúyase el nombre de la actual calle “Palestina”, ubicada en el barrio de Almagro (Comuna 5 compartida con el barrio de Boedo), hasta la calle José Antonio Cabrera, por el de “Estado de Palestina”. Semanas más tarde llegó la validación del Poder Ejecutivo. En lo formal, se dio el 22 de enero de 2014, pero los porteños hubieron de enterarse recién el 30, cuando se publicó la determinación en el Boletín Oficial. “En virtud de lo prescripto en el artículo 86 de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, certifico que la Ley Nº 4.881 (Expediente Electrónico Nº 7.407.765/MGEYA/DGALE/13), sancionada por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en su sesión del día 5 de diciembre de 2013 ha quedado automáticamente promulgada el día 14 de enero de 2014”, señalan los argumentos. “Publíquese en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires, gírese copia a la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por intermedio de la Dirección General de Asuntos Legislativos, y para su conocimiento y demás efectos, remítase al Ministerio de Ambiente y Espacio Público. Cumplido, archívese”, cierra el texto oficial. Este proceso inició el martes 11 de junio del año pasado ingresó en el temario el tratamiento de un proyecto autoría de la entonces Diputada por el Frente Popular Progresista (FPP) María Elena Naddeo. Se trata de cambiar el actual nombre de la ex Rawson, Palestina, por el de “Estado de Palestina”. “Sustitúyase el nombre de la actual calle “Palestina”, ubicada en el barrio de Almagro, que corre desde la calle Teniente Gral. Juan Domingo Perón, hasta la calle José Antonio Cabrera, por el de “Estado de Palestina””, reza el primer artículo del proyecto en cuestión que debatirá este martes la Comisión parlamentaria. Asimismo, en los fundamentos se repasa: “Desde fines del siglo XIX comienza a articularse el proyecto destinado a la creación de un estado propio para el pueblo judío, en el antiguo asentamiento del reino de David, Israel. Se trataba de un emprendimiento complejo, dado que el lugar elegido, la vieja tierra prometida de la Biblia hebrea, se encontraba habitado por el pueblo palestino, quien poseía derechos suficientes para ejercer la titularidad en ese territorio”. “Los palestinos anclan sus orígenes en los primitivos pueblos cananeos, y filisteos, quienes compartieron el territorio con las tribus errantes de hebreos, moabitas, hedonitas y otros que moraban en la región. Las distintas ocupaciones militares de egipcios, babilonios y persas, generaron una diáspora del pueblo hebreo, el que se dispersó por el mundo entero, conservando el recuerdo de aquella Tierra bíblica”, suma el repaso histórico. Luego, el texto con el cual se consensuó y se habilitó su tratamiento parlamentario habla de las últimas décadas: “Ese proceso de construcción de una Patria judía en tierra palestina, dio origen a múltiples reacciones de rechazo y de violencia. Se profundiza entonces un conflicto desgarrador, aún sin solución, a pesar de los pronunciamientos internacionales respecto del reconocimiento de un Estado Palestino en la región. “Las Naciones Unidas en 1947 votaron la creación de dos estados, el Palestino y el de Israel, con una partición territorial que dio en llamarse “línea verde”, que en principio no fue respetada por ninguno de los pueblos radicados en la zona. El conflicto en Medio Oriente comenzó a recrudecerse cuando la población judía de inmigrantes fue tomando envergadura. En 1948 la comunidad judía declaró la conformación del Estado de Israel unilateralmente sobre territorio palestino, bajo una variedad de argumentos históricos- fundacionales, negándose a reconocer la existencia del estado palestino. A su vez la población local contestó con una fuerte resistencia basada en el rechazo a lo que veían como la ocupación de su propia casa, de su propio hábitat”, añaden los fundamentos del proyecto. “El reclamo palestino tendiente a obtener el reconocimiento de un estado propio, soberano que coexista en paz con el estado de Israel ha sido objeto de debate y análisis en la arena internacional. La Asamblea General de las Naciones Unidas reafirmó el derecho del pueblo palestino a la libre determinación y a la independencia de su estado en el territorio ocupado por Israel desde 1967. Asimismo concedió a Palestina “la condición de estado observador no miembro en las Naciones Unidas”. En 2012 nuestro país votó junto a otros 138 países, a favor de la resolución 67/19 que establece lo anteriormente consignado”, repasa el texto. “En enero de 2013 una nota oficial del Departamento de Protocolo del Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado de Palestina, informa que según la decisión de la ONU y los decretos presidenciales firmados por el Presidente Abbas, el nombre “Estado de Palestina”, es el oficial del país”, fundamenta la iniciativa para el cambio en la calle de la Comuna 5. “Pese a este reconocimiento por los Organismos Internacionales, el conflicto con el gobierno de Israel continúa a causa de su pertinaz negativa a reconocer la estatalidad palestina tal como mencionamos, así como por la política expansionista llevada adelante a través de la instalación de colonias en territorios ajenos a los limites de Israel establecidos en 1947 y la construcción de muros de hormigón a lo largo de cientos de kilómetros, dividiendo la población palestina de sus propias familias y lugares de trabajo agrícola”, advierte el fundamento. “Creemos que la comunidad internacional se ha expedido claramente acerca de la necesidad de poner fin a las agresiones mutuas, a las políticas de apartheid derivadas del muro, a las colonias israelíes segregadas de la población palestina y a los controles militares que oprimen a ésta. Es constante también el reclamo de la liberación de los miles de presos palestinos internados en cárceles israelíes. Es unánime también el rechazo de la mayoría de los países a cualquier o agresión que se produzca entre ambos pueblos”, suma el texto de la ex Diputada Naddeo. “La posición argentina ha quedado plasmada a través del decreto Nacional 1882/2010 que establece en su artículo 1º el reconocimiento de Palestina como Estado libre e independiente. De acuerdo con lo expuesto, desde esta Legislatura impulsamos el reemplazo de la nomenclatura de la calle “Palestina” por la de “Estado de Palestina” en consonancia con la cooperación que nuestro país ha demostrado con este pueblo en las diferentes instancias de diálogo internacional”, cierra el fundamento con el cual se reformó en nombre de la calle de la Comuna 5.