Caminito: ese colorido paisaje que recorre el mundo

0
132

Uno de los paisajes más representativo que vincula los colores con un pasado porteño conocido. La historia detrás de lo pintoresco y un Benito Quinquela Martín con estilo marcado.

Éste año el pasaje de Caminito que distingue al barrio de la Boca y cuyos atributos lo llevan a convertirse en una obligada visita turística  cumple 60 años.

El pasaje es uno de los iconos de la Ciudad, orgullo de la histórica porteña  y espacio de encuentro para los artistas.

Ubicado a solo metros del Riachuelo el lugar sabe destacarse. En el corazón del barrio de la Boca éste caminito histórico sintetiza una parte de lo vivido en épocas pasadas, cuando Buenos Aires era una alternativa de promesas de prosperidad  para los inmigrantes europeos.

Caminito es un  Museo a cielo abierto creado por el pintor Benito Quinquela Martín, a quien se lo recordó el 1 de marzo por cumplirse  el 129 aniversario de su nacimiento.

Con un estilo característico y colorido el recorrido sintetiza la historia de Buenos Aires.

Quinquela habría llegado a ese lugar con apenas 7 años de edad, luego de ser adoptado por un matrimonio de carboneros.

La identidad del barrio esta relacionada con el puerto y las actividades típicas de la inmigración del siglo XIX.

Se estima que la población pasó de 6 mil habitantes a más de 60 mil en 1905.

Hoy los valores de aquel entonces continúan firmes: solidaridad entre los vecinos, barrio de trabajo y arte como eslabón distintivo.

Quinquela se crió en ese contexto donde los inmigrantes se organizaban para socorrerse mutuamente, trabajaban para poder vivir dignamente y aportaban sus reminiscencias de arte de donde eran originarios.

La historia se detiene en una frase historia de Quinquela :”Cada vez que partí llevé conmigo la imagen de mi barrio, que fui mostrando y dejando en las  ciudades del mundo. Fue así como un viajero que viajaba con su barrio a cuestas. O como esos árboles trasplantados que sólo dan fruto si llevan adheridas a sus raíces la tierra en que nacieron y crecieron”.

El barrio continúa siendo una obra de Quinquela, una proyección de sus ideas. El mismo fue inaugurado el 18 de octubre de 1959 y desde entonces se convirtió en la cara del barrio de la Boca, un infaltable recorrido que te sumerge en la pintoresca historia de la inmigración y su relación con la Ciudad de Buenos Aires.