Cerró el histórico Restaurante Pippo, uno de los iconos de la gastronomía porteña.

0
14

Los responsables del tradicional Restaurante Pippo, anunciaron a sus 25 empleados, que debido a la crisis económica generada por el cierre temporal  del local,  a causa del aislamiento obligatorio por  la pandemia del coronavirus en el país,  se tornó insostenible mantener vivo el comercio  gastronómico, por lo cual se resolvió cerrar definitivamente sus puertas. Desde el mes de Abril, se comenzaron a acumular las deudas, y los empleados del Restaurante empezaron a cobrar solo una parte de su salario. A pesar que el Restaurante siguió atendiendo, en su modalidad delivery y take away, los ingresos  generados en tiempo de pandemia,  no llegaban a cubrir los gastos fijos de un local de estas dimensiones.  Las deudas a los proveedores, servicios,  y la falta de pago a sus empleados fue agravando la crisis de Pippo.  Por otra parte los empleados del Restaurante, en su mayoría con más de 30 años de antigüedad trabajando en el lugar, están juntando firmas para poder de alguna manera detener el cierre de este notable Restaurante, que el pasado 2 de Junio cumplió 83 años en la gastronomía de la Ciudad de Buenos Aires.

Pippo, era  considerado un Restaurante de culto, situado en la calle Montevideo 341, y fue fundado en el año 1937, un año después de inauguración del Obelisco. En sus comienzos se ubicaba  en la calle Sarmiento, entre Montevideo y Rodríguez Peña, donde hoy está el Paseo La Plaza. En el año 1941, se mudan a su destino final de la calle Montevideo al 300, y con el pasar de los años, en sus alrededores se fue instalando un gran Polo Gastronómico. El Restaurante Pippo, se convirtió en lugar de culto para músicos, artistas, deportistas,  bohemios y trasnochadores, ya que permanecía abierto todos los días hasta las seis de la mañana.  Sus manteles de papel, el vino en pingüino, la calidad de la materia prima, la abundancia de sus platos y la elaboración propia de sus tradicionales pastas,  hicieron de este Restaurante un símbolo de la gastronomía porteña. Por sus mesas pasaron numerosos personalidades de la  farándula nacional, entre ellos Luis Sandrini, Tato Bores, Ringo Bonavena, Horacio Acavallo, Edmundo Rivero, Charly García, Luis Alberto Spinetta, Pappo, El Mono Gatica, Alberto Olmedo, Marcelo Tinelli, Gastón Gaudio, Raúl Portal, Andy Kusnetzoff, Rodrigo Bueno, y  Jorge Porcel entre otros.  El clásico Restaurante del centro porteño, con sus tradicionales vermicellis con pesto y tuco, esta semana cerró sus puertas.