Como se prepara la Ciudad para organizar la Campaña de vacunación masiva contra el coronavirus.

0
73

La Ciudad de Buenos Aires tiene actualmente una población de 3 millones de habitantes y se calcula que al menos 1.100.000 porteños serán vacunados, incluyendo a todo el personal de salud, fuerzas de seguridad, adultos mayores, grupos de riesgo y docentes. El Gobierno Nacional expresó que antes de fin año, se podrá  vacunar  a 300.000 argentinos contra el coronavirus, con la vacuna de origen rusa Sputnik V.

La puesta en marcha de la Campaña de vacunación en la Ciudad de Buenos Aires estará a cargo de Gabriel Battisella,  Subsecretario de Atención publica, Ambulatoria y Comunitaria del Ministerio de Salud porteño, y comprende como primera instancia para el proceso de vacunación,  la capacitación de todo el personal que formara parte del Operativo de vacunación contra el coronavirus.  Se tiene previsto que además de los vacunadores, participaran  de este proceso los enfermeros de todos los Hospitales Públicos de la Ciudad, y los estudiantes de las carreras de salud (Medicina, Odontología, Terapia Respiratoria, Biomedicina, Paramédicos, Genética, entre otras) de la Universidad de Buenos Aires. Más de mil personas colaboraran de la Campaña de vacunación y cerca de 5000 voluntarios. Además de los Vacunatorios en los Hospitales Públicos porteños, se instalarán entre 90 a 110 postas de vacunación en todas las Comunas de la Ciudad, que podrán ser Centros Culturales, Clubes de barrio, Centros de jubilados o Iglesias. El diagrama de vacunación dependerá de la cantidad de dosis que tenga disponibles el Ministerio de Salud porteño.  Las vacunas se aplicarán en dos dosis de manera intramuscular en el brazo, y el tiempo entre las dos dosis será de entre 21 a 28 días, dependiendo del laboratorio que proceda. El objetivo del Gobierno de la Ciudad de Buenos aires, es vacunar a los adultos mayores bajo el mismo diagrama que se utilizó durante la Campaña antigripal en el mes de Abril de  este año, es decir a partir del último número del DNI,  priorizando las edades y  el estado de salud de cada persona. La estrategia para el mantenimiento de la dosis dependerá del tipo de vacuna. Según explicaron las Autoridades de Salud de la Ciudad, la vacuna rusa necesita una conservación de -20º, semejante al frio generado por un freezer común. Al momento de su aplicación se deberá dejarla afuera del freezer por diez minutos, y necesitara ser colocada dentro de los 30 minutos siguientes.  Además surge la opción de que la vacuna rusa Sputnik V llegue de manera liofilizada, es decir similar a deshidratada, sin agua y que no necesita la cadena de frio, ya que de esta forma se puede conservar durante mucho tiempo.