El Ciclo Cultural “Aníbal Lomba”

0
680

El Ciclo Cultural “Aníbal Lomba”, auspiciado por la Cofradía de la Orden del Lengue, creada por el escultor Francisco Reyes y constituida formalmente el 5 de mayo de 1986, y al que adhirió la Junta de Estudios Históricos del Barrio de Boedo, comenzó el sábado 18 de octubre con tres charlas de divulgación en el Café Bien Bohemio, lugar de encuentro, cuyo dueño fuera el muy recordado Titi Rossi, hoy atendido por su encantadora hija Marta. Este espacio se encuentra ubicado en la calle Sánchez de Loria 745, del Barrio de Boedo. Las dos primeras reuniones tuvieron la particularidad de recordar a personajes ilustres del barrio ya sea en sus distintos aspectos políticos, sociales, literarios y por supuesto en su relación con el tango.
En el primer encuentro se recordó al maestro Sebastián Piana, el compositor de Boedo. La alocución estuvo a cargo del Ingeniero Sr. Eduardo R. Bernal quien nos deleitó con aspectos pocos conocidos del citado autor, comenzando así su disertación: “Quiero para comenzar, definir con palabras sintéticas y exactas de José Gobello, al artista que vamos a recordar esta tarde: “Piana no fue sólo un óptimo pianista y un autor inspirado, sino principalmente un creador. Se contó entre los primeros tanguistas que adoptaron la forma bipartita del tango, creó la milonga popular urbana (milonga tangueda, al decir de Francisco Canaro) y la milonga candombeada. Además en un álbum memorable, dio jerarquía musical al candombe.” Agregó luego “que quizás la razón que me ha movido a encarar la charla habría sido, justamente, la de, aunque sea desde la simple posición de boedense, resaltar y recordar la obra y sobre todo la presencia de Piana en Boedo junto a los grandes poetas que sumadas a las creaciones de Piana, hicieron obras inmortales”
Nos contó la niñez y el debut con la música y nos llevó con magia por el camino de los principales tangos que compuso: Sobre el pucho, Silbando, Viejo Ciego, Esquinas Porteñas, El Pescante, Tinta Roja, Caserón de Tejas, entre otros. Autor de música para cine y de varias milongas muy reconocidas en todo el ambiente tanguero. Ejerció el Profesorado del Conservatorio Municipal de Música de la Ciudad de Buenos Aires, cuando ya era sumamente conocido. Desarrolló análoga tarea en escuelas primarias. Fue académico de Número de la Academia Porteña del Lunfardo desde el 21 de diciembre de 1963, y titular del sillón “Antonio Reynoso “. Ejerció la presidencia de la Institución desde 1985, fue el tercero de sus presidentes, lo precedieron don José Barcia y don Augusto Morínigo. Perteneció a la Cofradía de la Orden del Lengue. Fue investido en 1983, por don Francisco Reyes, el primer Gran maestre y fundador de la Cofradía. Del encuentro y la amistad de Piana y Reyes quedó como testimonio el magnífico busto que Reyes le realizó a Piana y que preside todos los actos que se realiza la Academia Porteña del Lunfardo en su salón de actos “Nicolás Olivari”.
Sebastián Piana falleció un 17 de julio de 1994, hace veinte años y ya pertenece a la historia grande de su ciudad, aunque creo que aún, y usando palabras de José Gobello, está faltando el gran homenaje que semejante figura de Buenos Aires tiene más que merecido. El Ing. Bernal para finalizar trajo unas palabras muy sentidas que pronunciara Acho Manzi, desde Estados Unidos, donde residía: “Siento como si hubiera desaparecido la otra mitad de mi viejo”. Para completar su disertación contamos con la exquisita presencia del Maestro Oscar De Elía, que interpretó en piano obras de Don Sebastián Piana.
En el segundo encuentro, que se realizó en el mismo lugar el sábado 29 de octubre, el profesor Ricardo Lopa nos habló de los poetas de Boedo, comentando anécdotas, pasajes de vida y trozos de sus obras. Se refirió específicamente a Homero Manzi, Cátulo Castillo y Julián Centeya. En su alocución, plagada de poesías e historias de vida leyó párrafos de libros de su autoría que nos pintan a estos tres poetas del barrio. Manzi fue el primer poeta al que se refirió y recurre para ello a su libro “Te imagino Homero”, rescatando poesía, tangos, justicia social y amistad en este hombre de avasallante personalidad. Para referirnos a Cátulo Castillo, rescato de su libro titulado: “Cátulo Castillo. Un porteño de Boedo”, palabras de Ricardo Lopa “Soy hombre de Boedo, esquina de Castro y Tarija, para más datos. En Castro, tirando para San Juan, nació Cátulo. En Tarija, pasando Boedo, vivió Homero. Entonces, lector, me comprende que no es casualidad que haya elegido a estos dos poetas para etiquetarlos en un libro”. Finalmente termina su disertación hablando “Julián Centeya, el soñador del cuore rante” que es así como se denomina su libro y en el que Lopa explica que: “no pretende ser una biografía, tratando de resaltar los valores del porteño, su lengua hablada, perdida en el tiempo”.
En el marco de cierre lo acompañaron los cantores y amigos Rodolfo y el joven Martín Prestía interpretando de manera acertada y prolija composiciones de los poetas mencionados.
La tercera reunión realizada el 1 de noviembre contó con la presencia del Ingeniero Manuel Vila y el Arquitecto Néstor Zakim que nos ilustraron, a través de la proyección de un power point los cambios operados en Buenos Aires. Recurrieron a la cartografía de época, comenzando por el siglo XVI hasta llegar al siglo XX.
Nos explicaron didácticamente y de manera muy precisa, los registros en planos y mapas de distintos autores que reflejaron los cambios producidos en límites, bañados, cuadrículas, calles y avenidas que conformaron la ciudad de Buenos Aires.
De esta forma se cerró el ciclo cultural de 2014. Muchas gracias a todos los participantes!!!!!!
María Inés Fernández
[email protected]