El futbol argentino, los clubes y el peronismo.

0
1700

El 17 de Octubre se cumplía el 70 aniversario de la expansión y populismo del futbol profesional en nuestro país. Su relación con el peronismo y una cultura futbolística con vicisitudes.

El ex líder peronista  Juan Domingo Perón, fue unos de los impulsores del movimiento futbolero profesional en nuestro país. Por eso durante su mandato proliferaron los clubes de barrio y las practicas del deporte, como medio de estimulación.

Según el Doctor Raanan Rein, especialista en historia y compilador del libro “Cancha Peronista”, el periodo de mayor crecimiento del futbol argentinos se dio en la década del 45,con las políticas deportivas lanzadas por el peronismo.

Sin embargo esto no sería todo. Los argentinos pronto lograron descotarse en las canchas mundiales y Delfo Cabrera, nos traía la medalla olímpica de Londres es año, elevando al máximo el orgullo y la categoría deportiva de los argentinos.

Si bien es verdad que el futbol existió incluso antes de aquel 17 de Octubre del 45 lo cierto es que las oportunidades se ampliaron en el deporte después de aquel año. Hubo un antes y un después en la concepción del futbol argentino.

La política y el futbol argentinos han movido generaciones y siguen fielmente tomados de la mano.

Si recordamos la historia, el club de San Lorenzo de Almagro, paso de ser radical a un peronista activista. Su vicepresidente Domingo Peluffo en los años 46 logró posicionarse muy bien dentro de la AFA. Los efectos no tardaron en repercutir en los hinchas.

Las cifras de integrantes del Club aumentaron considerablemente en ese año. San Lorenzo lograba ubicarse entre unos de los clubes más populares del momento, seguido por River, Independiente y Boca.

Ya no caben dudas del aporte del peronismo para los clubes de barrio del momento. En su tesis Rein sostiene que el propio Perón lo hacía con la intención de generar cultura ambiente y distracción.

Destinado a la recreación de la clase trabajadora, fueron estos quienes hicieron su parte el innegable crecimiento de los clubes.

El crecimiento fue tal que en 1944 se creaba por primera vez el sindicato de Jugadores, donde los profesionales lograron grandes reconocimientos a nivel de sus derechos. Sin embargo ninguna consolidación es fácil en sus comienzos.

Entre 1948 y 1953 comenzaron las primeras manifestaciones que degenerarían en la consolidación total de los clubes de barrio y también de los derechos de los deportitas. Hoy la historia lo recuerda como el primer conflicto surgido entre el campo deportivo y su más ferviente apostador, el peronismo.