Encuesta indica que necesitan los porteños para ser feliz

0
656

Si bien la felicidad es un estado subjetivo y personal, encuestas indican que existe una generalidad en la opinión de los porteños respecto a que necesitan para lograrlo. ¿Dinero? ¿Fama? ¿Poder? La respuesta, en esta nota.

Una reciente encuesta realizada a los porteños determinó cuales son los verdaderos motivos por lo que una persona puede sentirse plena.

Entre las muchas opciones aparecían el dinero, el auto, la casa, la fama y el poder como elementos. Sin embargo también aparecían otros como la familia, la salud, el tiempo.

La respuesta de los porteños giro en torno a la salud, la familia y el tiempo. Sin embargo la diferencia de las respuestas radicada según la edad y etapa que estaba atravesando la persona.

Según el ranking mundial que define cuales son los países más felices e infelices del mundo, la población argentina ocupa el puesto número 26 según los economistas de las Naciones Unidas.

El mismo ranking indica que países como España, Italia y Francia e incluso EEUU se ubican por debajo de nuestro país en cuestiones de ánimo feliz.

Países que son potencia por delante del nuestro con tasas de depresión altísimas demuestran que el dinero no construye la felicidad.

EEUU es uno de los países más ricos del mundo, sin embargo no llega al decimotercer puesto de países felices.

Según este informe, Japón es uno de los países más infelices del mundo ocupando el puesto número 52.

Durante muchos años, los sicólogos se han preguntado que es realmente la felicidad y cuan subjetiva es.

Lo cierto es que dependiendo de los factores, la edad y la situación momentánea las personas indican diferentes elementos para lograr la plenitud.

Por ejemplo, los jóvenes de entre 20 y 35 años manifiestan entre los elementos indispensables la estabilidad económica y los adultos de entre 45 a 50 años priorizan la familia mientras que los más adultos se enfocaron en la salud.

Sin embargo hay un punto en común en todas las respuestas .El tiempo disfrutado con amigos, familiares y seres queridos se constituyó como unánime a la hora de responder respecto a los elementos indispensables que forman parte de las situaciones felices.

Los economistas más distinguidos del mundo indicaron que cuando las necesidades básicas son satisfechas el más o menos dinero dependiendo de esa base no influye en la felicidad.
Otro dato curioso realizado por los investigadores Eduardo Lora y Juan Chaparro indicó que en muchos casos a la gente le importa más su posición relativa en la distribución de los ingresos, que el monto absoluto de los mismos. Eso explicaría por qué si se duplican todos los ingresos, aunque todos estaríamos mejor, los indicadores de felicidad no se moverían, en tanto y en cuanto no se modifica el estatus social de cada uno.