Endopeel el tratamiento que promete milagros

0
168

Llegó de Europa para quedarse. Promete recomponer tejidos, levantar glúteos y redefinir el contorno facial entre otras maravillas. No se trata de una cirugía, sino de micro inyecciones que ya son furor en Buenos Ares. La tendencia de la eterna juventud, más de moda que nunca.

Llego a Buenos Aires desde Europa con el fin de quedarse. Se trata de un método revolucionario y al parecer más económico que una cirugía tradicional.

Este invierno la tendencia de cuidarse ya pasa por la aplicación de estas microinyecciones que lograr al parecer retensar el musculo tanto cutáneo como corporal, dependiendo de donde se apliquen.

Los grandes centros de estética de la Ciudad  ofrecen el tratamiento como alternativa a la toxina botulínica.

Uno de los usos más comunes que le dan a éste tratamiento las mujeres es para elevar o tensar los glúteos. Sin embargo la mayoría de las mujeres también lo solicita sobre todo en esta época del año para elevar el ovalo facial y eliminar la flacidez de las áreas más comunes.

El nuevo lifting sin cirugía  ya es uno de los tratamientos más buscado en Buenos Aires.

Los expertos aseguran que el mismo desvanece las arrugas o líneas de expresión sin  paralizar el musculo. Este es uno de los motivos por el que se cree que en unos años más la técnica podría reemplazar al botox.

Una de las diferencias con el lifting tradicional es que éste produce un efecto de estiramiento sin necesidad de que se pierda piel.

El procedimiento surgió en suiza gracias a un cirujano plástico especializado en técnicas faciales. El mismo es un técnica nueva que solo se implementa hace 13 años en España y este año llegó a nuestro país.

El procedimiento es muy simple y al igual que la mesoterapia consiste en la aplicación de unas micro inyecciones en la parte a tratar. A diferencia de la cirugía tradicional el paciente puede volver a sus actividades inmediatamente.

La mayoría de las personas que se lo realizan no más de dos sesiones al año. Según los especialistas en una sola sesión la persona ya nota cambios muy significativos.

Si bien el tratamiento es nuevo ya se aplica con eficacia en Buenos Aires. Los  costos suelen oscilar entre $5000 y hasta $14000 por sesión aunque generalmente no son más de 3 sesiones al año y la mayoría solo requiere de una sesión.