Entrevista en la revista “Nevando en Guinea” a Rodolfo Leiro

0
524

Continúan los homenajes al escritor boedense
En esta oportunidad es la revista virtual “Nevando en Guinea” la que ofrece una excelente entrevista que permite conocer interesantes aspectos sobre su vida personal y literaria.

ENTREVISTA NEVANDO EN LA GUINEA – Octubre 2013 – RODOLFO
LEIRO

¿Con éste curriculum que más le pide a la vida?
Una respuesta difícil si nos atenemos al axioma que a la vida simplemente hay que
vivirla. Si pudiere modificar las estructuras biológicas que conformaron un ser pensante,
le pediría un sentido más para la humana criatura: El sentido de la solidaridad.

¿A que edad comenzó a escribir?
Tenía 16 años. Fue en 1937. El diario “Democracia”, de Junín, Prov. Buenos Aires,
Argentina, lugar de mi nacimiento (hoy se me considera Boedense por adopción),
publicó mi primer poema dedicado al “Expreso Juninense”, Campeón Provincial de
Fútbol, un diario que se me perdió entre tantas mudanzas de una azarosa vida y desde luego nunca pude rescatar mi verso.

¿Qué autores son sus favoritos? ¿Por qué motivos?
En Poesía, Luis Bernardino Negreti, de mi Junín, injustamente olvidado, un mago
incomparable, Pedro Bonifacio Palacios (Almafuerte), Rubén Darío, Rafael Alberti,
Joaquín Castellanos, Becker, Ricardo Rojas, y desde luego, el Martín Fierro….
Porque en general, congenian con mi forma de entender la poesía y porque a pesar de
que algunos de ellos, como en mi caso, han estado silenciados en su propia patria, han seguido en la palestra literaria con la fuerza insoslayable de creer en lo que uno hace, de no menospreciar a sus pares, de ayudar a quien tiene talento y no ha podido ser escuchado o publicado en las revistas y periódicos.
Porque he sido empeñoso a pesar de que las puertas de las grandes redacciones se me cerraron a tal punto que en “Planeta” no me dejaron trasponer la puerta de entrada.
A pesar de que me negaron un simple crédito, En el Fondo Nacional de las Artes de la
calle Alsina. En cuanto a literatura, mi gran maestro ha sido Eduardo Zamacois, autor de “La opinión ajena”, nacido en Francia para escribir en España, Alejandro Dumas, Domingo Faustino Sarmiento y algunos otros, como José Ingenieros en “El hombre mediocre” y “Hacia una moral sin dogmas”..
¿Por qué?
Quizás porque en ellos mi vena de escritor se desperezó considerando que tengo
solamente un sexto grado primario ( no es el sexto grado de ahora), por que Sarmiento
no fue a ninguna facultad para escribir “Recuerdos de Provincia”, porque Alejandro
Dumas fue el gran prestidigitador para modificar, como si fuere cierto, la propia historia
de Francia en tiempos de Luis XV. Habría para hablar un largo rato.

Como Poeta usted escribe cualquier género, pero ¿a que es debida esa pasión por el soneto en sí?
Porque quizás, aquí encontré mi vena poética, un soneto transgresor primero (hoy me
dedico al soneto endecasílabo cumpliendo las reglas y sus normas), y me ocurrió, según se encuentra documentado en una entrevista filmada que me hicieron desde España en mi domicilio y que se proyectó en la Expogalaecia de Vigo, España, que un día de Enero, caminando por las calles de mi Junín a eso de las quince horas, entré en una lechería y pedí un vaso de leche. Veinte centavos. Y en el momento en que la señorita me alcanzaba el vaso de leche, un botón se desprendió de su solera y la señorita se ruborizó….corría el año posiblemente de 1950 y a las dos cuadras ya tenía el soneto, que a la distancia, aunque está en alguno de mis libros, lo recuerdo así:
De tu coqueta blusa mañanera
quizás por casquivana donosura,
se desprendió un botón y la solera,
insinuaba una oculta travesura.
Y la blusa entreabierta le ofrecía
a mis ojos de impúdico terreno,
un jardín de inviolada poesía
en las albas turgencias de tus senos.
Desde aquella fortuita circunstancia
me persigue una insólita fragancia
con honda y persistente sugestión,
y al pasar a mi lado, ruborosa,
se enciende tu mejilla candorosa
por la inefable magia de un botón.

Tiene usted raíces gallegas? ¿Qué opina de la madre patria?
Mi madre fue hija de inmigrantes italianos. Mi padre venía de origen español y
posiblemente salieron cinco hermanos de un pueblecito llamado “Leiro”, se puede
encontrar por Internet y se dispersaron aquí. Uno quedó en Brasil, dos en Uruguay, dos en Argentina. Todos los apellidos <Leiro> se encuentran emparentados y así lo certifica un árbol genealógico que se encontraba en poder de un descendente a quien
encontramos por casualidad en una oficina publica.
¿Qué opino de España?
Me permito pasar por alto la pregunta, tengo muchos amigos en España. Simplemente, que fui un batallador incansable en contra de todo tipo de dictadura, como los franco, los hitler, los stalin, los perones, los musolinis y los demás que integran la serie. Amigo insoslayable de la Justicia independiente.
Como decía Alberto Vaccarezza o se lo hace decir a Juan Moreyra: “La libertad es la
vida” y pues que he de perderla, que más dará morir.
Referencias que se encuentran encerradas en mis libros: “Perón y el derecho de ser
libre” ¡Mi derecho de ser libre”! y “Una vida de lucha!, donde se encuentra impresa a
grandes rasgos la historia de la vida de este parco poeta proletario.

¿De donde le viene su riqueza castellana?
De la lectura de los grandes maestros, como Alarcón, en “El sombrero de tres picos”,
¡una belleza” y sería largo enumerar. He leído mucho y he tratado de aprender sin
copiar una frase y cuando la inserto, menciono quien es el autor.
“El Hombre Mediocre” y “ Hacia una moral sin dogmas”, de José Ingenieros, calaron
hondo en mi espíritu rebelde, con la fuerza de la frase de Almafuerte: “que grite y
vocifere vengadora, ya rodando en el polvo tu cabeza”.

Hábleme de su historia con el Nobel en el 2010, tengo entendido que fue
promovido.
Fui promovido por ASOLAPO INTERNACIONAL pare aspirar al Nobel en el 2010,
con el compromiso de que, si no era considerado, se me promovería de nuevo para el
2011.Me di por satisfecho por esa circunstancia y renuncié a ser promovido para el año siguiente.
Por otra parte, las referencias que fui recogiendo sobre las instancias poco claras que
centran este premio en el 2011, de las que he receptado constancias, me decidí por dejar el lugar para otro de los tantos escritores y poetas con trayectorias suficientes como para ser, al menos, promovidos.

¿Le ha tratado bien la vida?.
Nací en la miseria y vivo en la miseria.
No le guardo rencor a la vida, ya que me quitó mis dos hijos y mi esposa, con
enfermedades terribles. No quisiera en modo alguno suponer la posibilidad de
encontrarme en el mundo de los seres vivos. Con una vida he tenido suficiente. La que
me llevo también es difícil. Padezco de una enfermedad contra la que sigo luchando.

¿A sus 93 años que no deja de sorprenderle hoy día?
El autoritarismo que reina en mi País, su tremenda decadencia desde 1943 hasta la
fecha, el desprecio por los mayores y el hurto constante, desde Perón hasta el presente, para robar el dinero de los que hemos aportado durante 34 años, y mas de cuarenta de trabajo.

Es usted una persona respetada y querida en el mundo literario internacional.
¿Qué consejo le daría a los escritores y poetas que comienzan su andadura
literaria?
Preguntarse primero si la vocación los legitima para empezar y seguir. Los genios nacen muy de tanta en tanto.
La poesía y la escritura constituyen trabajo. Se puede urdir un cuento en la memoria.
Pero luego, saber vestirlo, leyendo a los grandes, la trama, la astucia para que el lector
no se escape y tratar de no imitar a Rodolfo Leiro, quien ha entendido el cuento y la
novela de manera diferente, abarcando todos los géneros, introduciéndose en la novela, a tal punto de sentarse en la mesa de un bar a conversar con su propio protagonista, la digresión constante para entrar y salir de la novela o el cuento, en concreto, una forma de escribir que, apoyándose en la metáfora y en la forma poética de desarrollar la trama, no ha sido en general bien vista por el conjunto de mis lectores. Digamos que estamos en partes parecidas. Hay quienes les gusta esta forma de evadirse del cuento y de reingresar al mismo y hay otros que les gusta directamente el cuento sin estas travesuras que no se si serán consideradas algún día como una nueva forma de entender la prosa.
Hábleme de su obra poética.
Mi obra poética se encierra en una enorme cantidad de libros y más de tres mil
publicaciones que se encuentran encerradas en 21 tomos de 440 páginas cada uno y la posteridad dirá si he acertado con un soneto, un poema, un cuento, una novela. .
Algunos supongo que perdurarán. Ejemplo. Usted va a Goggle. Ingresa: Leiro – La
Vela – poema – y aparecerá la obra. Lo mismo podría decirle de “Una carta”, “Oculto
amor”, “Yo, propongo”, etc.

¿Qué opina de Nevando en la Guinea? ¿Qué le parece? ¿Algún consejo o
sugerencia para darnos?
Se del enorme esfuerzo y sacrificio que representa difundir Cultura. Tuve en mis manos tres periódicos: “El Sol”, “El Nuevo Sol” y “Nuevos Rumbos” y la revista en papel “Clámides” que abortó en el primer número por la enfermedad de mi hija que la llevó a la muerte.
“Nevando en la Guinea” representa en la actualidad lo que se dice una buena revista
virtual. Me da la impresión que se encuentra en constante ascenso y que en las
circunstancias presentes está considerada como de las más brillantes expresiones del
mundo literario..
En cuanto a la foto, mi máquina no tiene para enviar. Va un adjunto y escribo a mis
editores “Creadores Argentinos”, para que les haga llegar una foto donde estoy con la
medalla que me fue otorgada en Perú. Me representó la Dra. Gabriella Bianco, en ese
entonces Presidente de ASOLAPO en Italia.