Expensas bajo la lupa

0
555
Decía mi abuelita; “la mano en la lata” es una práctica que viene de muy, muy lejos…Claro, que se acentúa cuando no existen valores morales, ni rendición de cuentas, ni controles institucionales adecuados.

Y sí! han pasado muchos años donde las Administraciones de Edificios hicieron y deshicieron a gusto a piacere…Arrastrando a su paso, una sumatoria de inequidades, sin resolver los problemas reales de fondo. Por supuesto que, hay excepciones…como en todo…porque las generalizaciones no ayudan a la búsqueda de soluciones…
Quien no recuerda los aumentos cada treinta días, el detalle de gastos por reparaciones que no se realizaron. Y si se hicieron, a un precio tantas veces mayor…Está claro que estas estructuras también se encuentran ligadas a los encargados. Actividad que en los últimos años adquirió potestades increíbles, con más derechos que deberes y salarios que cotizan en euros…
“Y cómo tanta alegría seguida puede hacer mal” cantan los “Auténticos Decadentes” …Con el objetivo de transparentar las liquidaciones, a partir de noviembre, entrará en vigencia el Programa “Mis Expensas” establecido por el Gobierno porteño. Los vecinos que vivan en edificios con consorcios, recibirán por correo electrónico el resumen a través de un formulario común con toda la información detallada. (Será optativa la copia en papel).
Las Administraciones deben cumplir con la normativa y además, tendrán que enviar el recibo de pago junto a los comprobantes de gastos que haya hecho el consorcio, en el caso de que algún vecino los reclame.
Otro de los principales reclamos de los vecinos es la falta de inscripción de los administradores en el Registro. Las denuncias se pueden hacer en todas las sedes Comunales. Menos en la 8 y la 10, para lo cual habrá que solicitar turno. Para mayor información, comunicarse a la línea gratuita 147 de la Ciudad ó ingresar a la Página www.buenosaires.gob.ar
. Cabe destacar que a instancias de Defensa del Consumidor, se abrirán espacios de mediación para que inquilinos, propietarios, administradores y encargados puedan dialogar, superando obstáculos en pos del bien común, el que sin lugar a dudas, no deberá estar en discusión.
Una vez más, de cada uno nosotros depende, que este Plan puesto en marcha avance y se consolide.
“Cuentas claras” nada más y nada menos que eso!