Floresta cumplirá un sueño…

0
519

El deporte y la inclusión, el rugby y el sueño de la cancha propia parece estar siendo una realidad palpable para el barrio de Floresta. En esta nota te contamos como bien hoy la realidad de un deseo concretado lo vecinos de ese barrio.

Los pibes son quienes mayormente reclaman un espacio para el barrio con exclusividad. Es que la realidad los obliga a salir de sus propios límites barriales en  busca de canchas vecinas para practicar el deporte.

El barrio de Floresta cuenta con un programa especial deportivo denominado Florest Rugby Club dependiente de una Institución aún sin sede cuyo objetivo es sacar a los niños y jóvenes de la calle.

Sin embargo al no contar con un espacio físico la situación se vuelve insostenible.

A parecer los plazos otorgados por la ley son solo hasta octubre del corriente año por lo que para esa fecha la institución ya debe de tener un lugar fijo que funcione como sede.

La función social del club comenzó en 2005 con el objetivo de contener e incluir a niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad a través del deporte.

Actualmente juegan en sedes prestadas. Sin embargo la pasión por el deporte, la convicción en el objetivo y la visión de que los mejores jugadores de país siempre suelen tener orígenes humildes los impulsa a seguir en la misa recta.

Actualmente el Floresta Rugby Club entrena en el Polideportivo del Parque Avellaneda que se encuentra situado en Lacarra al 1200.

Desde el club están solicitando las Canchas Peuser situadas  en el fondo del Parque al limite con la Autopista Perito Moreno.

“Nosotros solicitamos una cesión parcial del predio por diez años, para usarlo puntualmente en entrenamientos y fechas de partido”, indica Marchetti. “Este lugar está casi abandonado. Si lo acondicionamos también podrían utilizarlo las escuelas del barrio”, agrega. La intención de Floresta en esas dos hectáreas es construir una cancha de rugby y otra de hockey.

Según la Ley numero 1153 el Parque Avellaneda funciona como una unidad ambiental y de gestión

Para la aprobación del sedimiento del espacio al Club, participará la mesa de Trabajo y Consenso y lo representantes designados e interesados en el asunto.

“Se hace hincapié en la inclusión, tenemos personas con diferentes situaciones de vida, con problemas familiares de todo tipo. Acá no importa el peso, la edad, nos interesa ser solidarios” apunta el capitán Gonzalo García Lofriego. Este año, al equipo se incorporaron algunos chicos sordomudos. “El entrenador Gastón Carracedo y sus colaboradores hacen una tarea especial con ellos. Trabajan con señas, no se deja a nadie de lado”, añade García Lofriego.

Los alegatos de contribución social y solidaria cumplen con lo previsto y satisfacen la mesa de diálogo.

Además los miembros del Club organizaron varias movidas que consintieron en la junta de firmas  en el encuentro que se disputo entre el All Boys y Almagro.