La leyenda de Trianón

0
790

Una confitería  actual que reúne la experiencia la calidez y la tradición de un barrio que crece. Los comienzos, los vaivenes y el presente de una local que supo pasar de ser una confitería a extenderse en sus opciones gastronómicas.

Trianon es una de las confiterías más antiguas del barrio de Boedo. Data de muchos años de existencia pero sobre todo  memoria de aquellos años históricos del barrio.

Fue inaugurada en 1940 primeramente como confitería. Con el pasar de los años el lugar logró el reconocimiento de personalidades  destacadas del ámbito deportivo y los intelectuales del momento.

Las personas del barrio solían ser testigos de los famosos que por allí pasaban a compartir alguna delicia mientras se fundían en las charlas típicas de cafés de barrios.

Desde el Club de San Lorenzo, los últimos resultados deportivos hasta la salud del presidente de la época aun son charlas que retumban en la pared del Trianon.

El local tenía una particularidad destacada: era atendido por sus propios dueños quienes poseían el carisma intacto para atraer clientes y volverlos permanentes visitantes del lugar.

Sus primeros dueños fueron Don Gabino Torres y María. Ellos son los hacedores de un imperio cultural simbólico del barrio.

Ubicado  anteriormente en la esquina Boedo y pasaje San Ignacio se erigía el espacio con estilo propio. Luego de cuarenta y cuatro años el local se traslado a la mitad del pasaje San Ignacio abandonando la esquina que tan popularmente condecoró durante muchos años.

Visitantes de todos los barrios e incluso extranjeros llegan al lugar en busca de los sándwich de pavita, cuya excelencia le dio fama en toda la ciudad.

Hoy, se erige diferente pero conservando intacto el carisma atrayente y el estilo barrial.

Su nuevo dueño, Don Salvador Sersale decidió innovar con nuevas propuestas para los visitantes.

Las opciones disponibles hoy son muy abarcativas, van desde pastelería de fina confección hasta pizzería, restaurant y elaboraciones de sándwich de primer nivel.

La experiencia de sus dueños, la tradición que los acompaña el prestigio construido son algunos de los factores que hacen su continuidad.

El equipamiento de cocina es de última generación al igual que sus maestros pizeros y pasteleros.

Los visitantes aún continúan con el recuerdo de los sándwich de pavita creados por Don Gabino alá por los años 40.

Sin embargo este plato si bien es el más requerido por la fama que se le ha hecho en todos estos años, lo cierto es que hoy existen platos elaborados de primerísima calidad en el lugar de origen internacional.

Fiel al sentido de innovación también se moderniza. Por tal motivo los vegetarianos encontraran en el una gran amplia variedad de menús para degustar.

En Trianón , nadie se queda afuera y quienes aun no la conocen, es muy probable que no sepan nada del barrio de Boedo.