Las vereditas porteñas, tienen ese que se yo, ¿viste?

0
510

Nunca como en los últimos diez, veinte años, el número de veredas en mal estado ha crecido notablemente. La realidad cotidiana indica la existencia de numerosos barrios de nuestra Ciudad donde es un auténtico desafío poder transitarlas.

Cabe recordar que cuando las roturas entre otras deficiencias ocurren como consecuencia de la tareas llevadas a cabo por empresas de servicios, públicos o privados-agua potable, telefonía, energía, gas, televisión-la reparación corre por cuenta de estas entidades. En el caso que no cumplan, se puede informar la situación a través de la Línea Gratuita 147 , también haciendo la denuncia correspodiente ante los Entes Reguladores, o representantes de la Junta Comunal.

Desde el Ministro de Ambiente y Espacio Público se precisó que la vereda es responsabilidad del frentista cuando los inconvenientes surgen a partir de arreglos realizados o en el caso que se haya producido el desgaste propio por el uso diario.

Durante los primeros siete meses del año, la web del Gobierno de la Ciudad registró 22.395 reclamos, en tanto, que el servicio telefónico del 147, recibió en promedio, 106 por día.
En el Gobierno Porteño se encuentra en estudio una reglamentación que obligue a las empresas de servicios a contratar un seguro de caución.

De acuerdo con un relevamiento realizado por la ONG Rumbos, ocho de cada diez frentes ubicados en Almagro/Boedo, Caballito y Belgrano, presentan daños de todo tipo en sus aceras, lo que constituye un auténtico peligro para los peatones.

El estudio de la Fundación abarcó más de mil frentes, observados por la avenida Rivadavia del 4500 al 6000, en el área comprendida entre avenida Corrientes, Medrano, Castro Barros, Venezuela. Boedo, San Juan, Colombres, alrededores del Hospital Italiano, sobre avenida Cabildo del 2000 al 3000.

Es de esperar que a la brevedad se encuentre un mecanismo adecuado para abordar el tema. Porque las veredas rotas no sólo son un riesgo sino que afean y dificultan el acceso natural al barrio.