Los barrios celebraron Hallowen : ¿de dónde viene la tradición?

0
252

La festividad norteamericana instalada entre nosotros. Algunos barrios redecoraron sus vidrieras mientras los niños se organizaban para pedir dulces. ¿Cómo vivio esta festividad ajena tu comuna?

Las Escuelas de Ingles, los diferentes espacios donde imparten conocimientos sobre la cultura popular de otros países y nos acercan también a las creencias y hasta a las festividades del norte del continente.

Las vidrieras de algunos locales céntricos e incluso en algunas comunas el festejo de Hallowen es muy esperado, principalmente por los niños.

Brujas, calabazas y maquillaje artístico forman parte de la escenografía.

En muchos hogares el festejo es total y organizan fiestas temáticas con  entrada gratuita.

En la Comuna 5, el barrio de Almagro es más asiduo al festejo que Boedo, sin embargo los comerciantes diferencian muy poco y suelen unirse al festejo popular adornando vidrieras y espacios públicos.

Sin embargo… ¿que sabemos del festejo y donde se originó? Si bien la festividad es típica norteamericana lo cierto es que muchos países se unen a la celebración del día de los muertos, como le llaman en México.

Los vivos honran a sus muertos parecería ser el  puntapié inicial de la celebración donde las flores anaranjadas, los alatares  y las calaveritas de azúcar ofician de escenario.

Al parecer más que un terror la fiesta es a los muertos, una mezcla de piedad y alegría.

En Buenos Aires por ejemplo, hace unas semanas la colectividad mexicana celebro si tan ansiado día de los muertos. Sin embargo la forma en cómo lo viven suele diferir muchísimo de como lo pensamos.

A  continuación un breve recorrido por algunos conceptos básicos que definen la estructura del festejo.

-Su origen es el sincretismo entre las tradiciones indígenas y la festividad cristiana de los Fieles Difuntos, con presencia de elementos prehispánicos.

Según la cosmovisión indígena, las almas de los muertos regresan a estar con sus familias, que les preparan con gran cuidado el recibimiento. Se colocan velas y pétalos de flores para guiarlos en su camino a la Tierra, se arreglan las tumbas y se arman altares domésticos u ofrendas para agasajar a los difuntos. La Unesco inscribió en 2008 esta celebración en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

 

 

-En realidad, dura más que un día. La festividad empieza a finales de octubre y termina en los primeros días de noviembre, justo al final del ciclo anual del maíz.

El 1 de noviembre, fiesta católica de Todos los Santos, se dedica a los “angelitos” o “muertos chiquitos” -los niños fallecidos-, mientras que el 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos, se recuerda a los adultos.

Una de las curiosidades que se vive en México es que  las familias se reúnen en torno a sus difuntos, incluso para comer en los cementerios con mariachis y tequila. A esto se suman otras expresiones más modernas como los disfraces de “Catrinas”, alegres calaveras con sombrero de plumas.