Los historiadores coinciden en la caballerosidad extrema de Shakespeare

0
658

Parece ser que al exponente de la literatura inglesa le obsesionaba otras cuestiones, no solo la tragedia.Muchas son las hipótesis que se tejen alrededor de él, sin embargo los investigadores heráldicos coinciden que era innegable sus dotes de caballero y rebeldía social..

Escribió las obras más celebres de La Literatura Inglesa. La ambivalencia caracteriza sus obras y la envuelve un aurea de misterio que le dio la fascinación en la época de la reina Isabel.

Su biografía siempre estuvo rodeada dudas. Católico, homosexual, protestante, infiel o rebelde? Convencional o delirante? Muchas preguntas y pocas respuestas en torno al más enigmático de los guionistas ingleses.

No obstante un extenso estudio de investigación realizado por los más prestigiosos historiadores de la Literatura clásica hecho luz sobre algunos aspectos destacados de la personalidad de William Shakespeare.

El trabajo de investigación respecto a cómo era el verdadero autor de Romeo y Julieta fue arduo. No existían cartas, esbozos ni ningún detalle de su vida privada que pudieran dar pistas respecto a su personalidad detrás del escritor trágico. Todo lo que existía en torno al autor eran suposiciones.

Durante 100 se llevaron a cabo muchas investigaciones para determinar la verdadera personalidad de Shakespeare pero jamás se obtuvieron concreciones.

Sin embargo una reciente investigación dio con unos documentos inéditos del autor que reflejan un dato de su personalidad llamativo: su arribismo social.

Los documentos fueron descubiertos por Heather Wolfe quien manifiesta que el nuevo material parece subrayar la atención que el autor le dedicó a obtener el reconocimiento de caballero y cómo se involucró personalmente en las luchas burocráticas que amenazaban con despojarlo de su título. Un Shakeaspeare no solo apasionado por las letras sino también por la construcción de su reputación como hombre de armas.

Si bien los datos no son muchos lo cierto es que a la hora de hablar sobre datos concretos que aporten aunque sea mínimamente un detalle sobre el enigmático autor, significan un avance.

El hallazgo de Wolfe fue descubierto en los archivos del Colegio de Armas de Londres, máxima autoridad heráldica de Gran Bretaña y sede de 10 heraldos que aún hoy son los encargados de investigar y atribuir escudos de armas, una tierra incógnita que muchos expertos literarios no se atreven a pisar.

Según los datos obtenidos William Shakespeare era hijo de John Shakespeare, comerciante y juez de paz de Stratford, un hombre que aspiraba el escudo y la vida heráldica desde su corta edad y que posteriormente obtuvo su merecido reconocimiento en éste aspecto en los años 1575.

Los historiadores coinciden que William redobló los esfuerzos en nombre de su padre hacia 1596.