Los Libros no Muerden

0
550

Más allá de todo tipo de tecnología que siempre es bienvenida y actualmente, fácil de acceder, el libro en su formato de papel, tiene por derecho propio otra dimensión, desde un significado personalísimo.

Cada casa suele ser un mundo, puede haber textos ó no…pero también existen las Bibliotecas…no?

Vale la pena acercarse, intentarlo, existe un libro para cada perfil, para cada edad. En la medida que pueda crearse un equilibrio entre las computadoras, celulares inteligentes, tabletas y los cuentos, poemas, novelas, aventuras, etc…De lo contrario, cómo es de suponer, el retroceso educativo y cultural de la sociedad sera una realidad imparable difícil de controlar..donde los únicos perjudicados son los niños y los jóvenes.

Veo como un periódico tradicional argentino dispone de una sección, por demás positiva, llamada: “¿Qué le vas leer a los chicos esta noche?” Porque también depende y mucho de los adultos, de la Escuela, de la familia, amigos, introducir,incentivar, a los más pequeños al fascinante mundo de la lectura, de la imaginación, creatividad y el conocimiento.

¡Y qué bueno es que nuestra Ciudad celebre una nueva edición de la “Noche de las Librerías” sobre la emblemática avenida Corrientes, entre Libertad y Junin!

La gran convocatoria exclusiva para lectores y libreros convirtió  a la popular arteria porteña en un inmenso living bajo las estrellas. Cientos de personas participaron de lecturas, charlas, juegos dentro de una propuesta que incluyó en total alrededor de 54 actividades.

Una manera expresar y compartir el amor a los libros. La posibilidad de encontrar “ese libro” ó de animarse con algún título de autor recomendado.

Una de las ofertas sugería, un libro por $60, ó dos por 100 $…Sin duda una gran oportunidad también para los “cazadores” de tesoros, quienes pudieron disfrutar al revisar y curiosear la enorme cantidad de obras con sello editorial, que brillaron con luz propia, desde las mesas instaladas sobre la avenida. Un espacio abierto a la cultura para todos sin excepción. ¡Qué se repita!