Los vecinos del Barrio Rodrigo Bueno crearon una huerta orgánica.

0
33

Un grupo de quince mujeres del Barrio Rodrigo Bueno de Retiro, instalaron una huerta orgánica, en un espacio de 300 m2,  cercano a los nuevos edificios que conforman el barrio, y fué inaugurada este sábado 29 de Febrero a las 10 hs, para todos los vecinos de la Ciudad.

Las mujeres participaron de los talleres sobre cuidado de plantas y flores que dictan la Asociación Civil “Un árbol para mi vereda”, y que desarrollan  diferentes proyectos de forestación en los barrios junto a los vecinos. Este proyecto forma parte del Plan de Integración que promueve el Gobierno porteño en el Barrio Rodrigo Bueno. La  iniciativa comenzó en Septiembre, y para fines del mes de Enero tuvo su primera cosecha de tomates, lechugas, maíz, pepino, rabanito, zapallito, remolacha, cebolla de verdeo, mostaza, albahaca acelga y rúcala.

En la huerta orgánica, que se dedican a cuidar todos los días las vecinas, se instalo un sistema riego por goteo con el agua de lluvia, y la cosecha es escalonada, se levanta la parte madura en un periodo,  y la otra parte en la próxima época de madurez. Todas las mañanas, las quince mujeres encargadas de la huerta orgánica, se reparte los turnos para ir a regarla,  los sábados participan de un curso de capacitación y venden lo que cosechan. Además disponen de un pequeño vivero,  con plantas nativas y arboles, que serán plantados en canteros, boulevares, calles, parques y paseos de la Ciudad de Buenos aires.

Esta iniciativa tiene la particularidad que cualquier vecino puede participar, y después los mismos talleristas de la Asociación Civil “Un árbol para mi vereda”, colaboran para integrarlos al proyecto.

La huerta orgánica se encuentra ubicada al margen de la Avenida España al 2200, en el barrio Rodrigo Bueno de Retiro y será inaugurada este sábado a las 10hs.

A partir de su inauguración, se podrán comprar desde bolsones de verdura orgánica de 3 kilos,  hasta ensaladas para oficinistas del Microcentro porteño. La venta de ensaladas en Puerto Madero, sirve como integración del barrio al resto de la Ciudad.  Los organizadores de este proyecto pretenden que esta huerta orgánica, sea un lugar con fines educativos, integradores, y abierto a las visitas de todas las escuelas de la Ciudad.