Madres modernas, los nuevos perfiles alejados de la tradición

0
562

Mamás que se alejan mucho del estereotipo de las antiguas madres amas de casa. Mujeres independientes que se asumen madres pero marcan la diferencia. Te contamos porque y como lo hacen.

Las madres antiguas tenían una forma particular de co-dependencia con sus hijos según los expertos en psicología.

Recientes investigaciones aseguran que son aproximadamente nueve generaciones de madres que rompen con el estereotipo tradicional de amas de casa, madre de niños dependientes y con una formación que encuadraba en el tiempo.

Hoy las madres suelen ser independientes y fomentan la creación de hijos de la misma condición. Suelen darse gustos como ir al gym y se dan sus tiempos más allá de la maternidad.

De ninguna manera estas cuestiones indican que las madres desvalorizan sus roles de madre sino que por el contrario le dan otra significación.

Las madres del siglo XXI suelen combinar muy bien la maternidad con la independencia.
Las madres actuales saben cumplir sus roles sin que se vea afectada la crianza de sus hijos.

Los sociólogos indican que puede tratarse de varios factores sociales esta mutación en la forma tradicional de encarar el rol materno.

En primer lugar la necesidad de la mujer de salir a trabajar y ello de por si implica fomentar la independencia de los hijos para poder cumplir con los compromisos laborales.

Otra cuestión es básicamente deducible. Se trata de la cuestión propagandística que los medios le dan a la figura materna, liberal, bella, joven y activa.

Siguiendo esta cuestión las madres actuales buscan parecerse socialmente a este estereotipo. El resultado es que logran fusionar muy bien la maternidad con los compromisos laborales y sociales.

Con el pasar de los años, las madres nuevas se dieron cuenta que era posible hacer varias cosas a la vez sin descuidar ninguna de las prioridades de la familia.

Hoy nada les impide salir a caminar, correr disfrutar de los días de sol, verse jóvenes y bellas y ser madres de niños súper educados e independientes.

Según una investigación de la consultora local de investigación y tendencia Trendsity, las nuevas generaciones de madres son atravesadas por cambios sustanciales en sus roles de género pero también por nuevos valores de época que transforman sus prácticas e intereses.

En una época donde los paradigmas de lo “femenino” y lo “masculino” están en plena transformación, la concepción misma de maternidad está en mutando: no sólo se trata de una mujer más empoderada, junto con ello, la sociedad también evolucionó hacia la validación de nuevos hábitos y comportamientos en las mujeres en relación a la maternidad, apalancados también por progresos de la ciencia y valores de época: “Es cada vez más común ver que las mujeres deciden postergar la llegada de un hijo en pos de prioridades relacionadas a sus carreras o hacia otros objetivos de vida, así como cada vez más de ellas optan por tener un solo hijo o también en algunos casos, admiten sentirse completas aún sin que los hijos formen parte de sus metas” afirma Mariela Mociulsky, directora general de Trendsity.