Manteros

0
620

Por momentos pareciera que la única manera de diálogo posible es el guiado por la justificación de algo, alguien, no importa. Desde la creación arbitraria de un imaginario que pretende ser colectivo, no lo es, pero tiene buena prensa…
No es novedad que la venta callejera no sólo creció sino que sigue avanzando…desde la articulación coordinada, con modernos equipos de comunicación, que no deja nada librado a la casualidad. Desde esta auténtica ocupación arbitraria del espacio público, donde literalmente no se puede caminar por esas calles, los comerciantes hacen sentir su voz sobre el notable perjuicio que esta situación les genera. El 2001, pasó, transcurrieron ya varios años, y desde las herramientas de la democracia, nos encontramos en este escenario, donde nada justifica estas acciones que se encuentran perfectamente organizadas. En tanto, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, elaboró una propuesta al respecto, que entre otras sugerencias, sostiene:
-Impulsar la conformación de una Mesa Inter-Institucional, integrada por especialistas, entidades no gubernamentales con interés en el tema, organizaciones representativas de comerciantes en vía pública…Existen iniciativas de reordenamiento que se pueden evaluar como “alfombra urbana”, islas artesanales, comerciales ó de variedades.
-Promover la sanción de un régimen legal de regulación y autorización de las actividades de venta en vía pública hoy prohibidas, de modo similar a lo realizado con las ya autorizadas.
-Recomendar que la intervención pública este orientada a reordenar el espacio público, con el objetivo de brindar la posibilidad a la ciudadanía a realizar este tipo de actividades en ámbitos propicios para ello.
-Continuar a través de la intervención de la Dirección Seguridad Ciudadana y Violencia Institucional, la tarea de defensa de los derechos de los trabajadores en vía pública, en el caso de registrarse cualquier tipo de acciones irregulares por parte de las autoridades.