Marconetti una historia más viva y representativa que nunca

0
331

El Edificio del paseo Colon data de la década del 30.Hoy continua más vivo que nunca y representa un espacio de refugio e identidad para la nueva cultura under de la city porteña. Los detalles.

El antiguo edificio Marconetti ubicado sobre la calle Paseo Colon al 1500  pudo tener un destino muy diferente si hubiera sido patrimonio histórico.

Esto lo hubiese protegido de cualquier tipo de atentado en contra de su forma y de una posible demolición  futura.

Los vecinos de la zona hicieron el pedido hace mucho tiempo pero éste no prospero. Sin embargo y a pesar de ellos nadie desconoce la realidad y la historia del edificio.

Fueron las diferentes generaciones de porteños los que se encargaron de que perdurara en la conciencia de cada vecino de la Ciudad la historia viva del lugar.

El Gran edificio Marconetti se construyó en el año 1929 por obra del arquitecto Basilio Davoli y fue utilizado en sus primeros años como embajada de Gracia. También lo utilizaron los magnates extranjeros más destacados de la época que llegaban a nuestro país con el fin de poder negociar en nuestras tierras.

En la década del 20 el gran edifico Marconetti vivía sus momentos de brillo y esplendor. Albergaba a los visitantes más adinerados y recibía a los embajadores más cultos del mundo.

La importación el tabaco abrió las puertas de nuestro país a empresarios de todo el mundo que llegaban  con serias intenciones de adentrase en el mundo de los negocios porteños.

Así en su mayoría se hospedaban en el edificio Marconetti admirando sus fabulosas instalaciones.

Actualmente los habitantes que todavía rodean la zona son de los años 80.Son estos lo que brindan testimonios históricos imperdibles del lugar.

Algunos aún recuerdan cuando Los Abuelos de la Nada, la banda liderada por Miguel Abuelo, tocaba en parque Lezama y luego cruzaba al edificio. Lo mismo hacía Charly García. El Marconetti, en los 70 y 80, era considerado uno de los refugios del movimiento de la cultura under porteña.

Durante los años de bohemia artística allí vivieron músicos, pintores, actores, periodistas y escritores. Aquí recuerdan al periodista Enrique Symns que en el edificio dio rienda suelta a la revista Cerdos & Peces.

Hoy la construcción se relaciona con un espacio de historia y momento particular de la Ciudad.

Las políticas de reconocimiento de los Derechos humanos durante la gestión de los kirchner dió al lugar una nueva caracterización. Así lo deja en claro una placa colocada por los habitantes del lugar en la fachada como homenaje a los militantes desaparecidos Cristina y Néstor Morandini, hermanos de Norma Morandini, senadora nacional por la provincia de Córdoba.

En la vereda también hay una baldosa colocada por el Frente de Vecinos por los Derechos Humanos en honor a los hermanos secuestrados allí por un grupo de tareas el 18 de septiembre de 1977.

El Edificio sin reconocimiento oficial aun continúa siendo parte de la historia viva trasmitida  por la mejor prensa: el boca a boca