Palacio Barolo y su gemelo rioplatense

0
737

Entre las muchas atracciones, el barrio de Monserrat presenta una que se destaca por encima de todos: El Gran Palacio Barolo. Los detalles de uno de los monumentos históricos más llamativos de la Ciudad en un rincón escondido de la Ciudad.

El Palacio Barolo, es una de las atracciones más importantes del barrio de Monserrat. Sin embargo del otro lado del Rio de la Plata existe una construcción gemela del mismo diseño.

Se trata del Palacio Salvo, ubicado en Montevideo, Uruguay que fue construido por el mismo arquitecto en el vecino país.

La edificación data de 1928 fecha en la que fue inaugurada del otro lado del Rio de la Plata.

La construcción gemela es obra del reconocido arquitecto italiano Mario Palanti por un pedido especial del empresario Luigi Barolo. Como se deduce, el nombre final de la obra arquitectónica tan admirada es el mismo que lo mando construir.

La obra fue inaugurada en 1923 en nuestro país y significo en el momento el edificio más alto de América del Sur. Posteriormente unos 12 años más tarde fue reemplazado por la torre Kavanahg.

La construcción del palacio de Barolo es una obra arquitectónica que llama la atención a un a los modernos arquitectos de la actualidad.

El Barolo fue el primer edificio de hormigón armado de casi 100 mts. de altura y está rematado por un faro giratorio de 300.000 bujías en el piso 22 que, en 1923, transmitió con sus luces el resultado de la pelea por el título mundial de boxeo entre Luis Angel Firpo y Jack Dempsey en Nueva York.

A pesar de su importancia y valor, la obra estuvo un tiempo abandonada por lo que el Gobierno de la Ciudad en el 2010 propulso la restauración del mismo.

Ese mismo año desde lo alto de sus faros se iluminaba la noche del bicentenario, con los festejos que promulgó el Gobierno.

El arquitecto italiano y el empresario que encargo la construcción de palacio tenían algo en común: la pasión y admiración por Date Alighieri.

Los comentaristas afirman que el edificio posee claras referencias a la Divina Comedia del autor europeo.

Una de las cualidades más sobresalientes es la división del proyecto en tres partes iguales que representan el infierno, el purgatorio y el cielo según la clásica obra literaria de Alighieri.

Además, el edificio tiene reminiscencias de la arquitectura de la India, ya que Palanti tomó referencias del Palacio de los Vientos en Jaipur y del templo Rajarani en Bhubaneshvar.