Piercings: mejor prevenir…

0
501

Son moda y al igual que los tatuajes que contínuan atrayendo a público de todas las edades, si no se cumplen las normas de higiene y seguridad, las consecuencias suelen ser muy graves y hasta pueden causar la muerte.

En las últimas horas se conoció más información acerca de un chico de 14 años que perdió la vida a la semana de haberse colocado un aro piercing en el lóbulo de la oreja. El hecho se registró en la ciudad de Santa Fe, donde pese a los esfuerzos del personal médico del Hospital de Niños Orlando Alassia, fue imposible detener la infección generalizada que se expandió en todo el organismo, y que en un primer momento sólo había afectado la zona de la cadera.

Desde el equipo de especialistas que atendió al adolescente, se precisó, que el ámbito de infección fue el aro, desde allí paso a la sangre, dirigiéndose a cualquier lugar del cuerpo, hasta generalizarse.

De aquí que sea de gran importancia, si es que se decide hacerse un piercing, prestar atención a las normas de limpieza adecuadas. Los profesionales de la salud sostienen que la incorporación de estos aros quiebran una barrera de defensa del organismo habilitando al cuerpo para posibles infecciones.

Para tener cuenta

  • Los aritos confeccionados en níquel pueden generar reacciones alérgicas.
  • Si los aparatos para llevar a cabo el piercing están contaminados con sangre infectada, existen riesgos reales de contraer VIH, hepatitis b, hepatitis c, tétanos, etc.
  • Su aplicación en lengua y zona genital provoca grandes complicaciones.
  • Concurrir a locales autorizados por la Municipalidad y que cumpla con las normas especificadas al respecto.
  • La persona que realiza el piercing debe utilizar guantes descartables, agujas esterilizadas, y material hipoalergénico.

Asimismo debe esterilizar su equipamento no descartable.