Por peligro de derrumbe, apuntalaron los subsuelos de la Confitería El Molino.

0
20

En esta semana, un equipo de Ingenieros de la Universidad Nacional de La Plata,  realizo los trabajos de apuntalamiento definitivo de los tres subsuelos del Edificio de la Confitería El Molino, ubicado en Av. Rivadavia 1815, frente al Congreso de la Nación.

Los tres subsuelos que tiene el inmueble, son sectores que estuvieron inundados por más de veinte años, y por este motivo se tuvo que reemplazar los perfiles de hierro de los ochos pisos del Edificio Del Molino. Las tareas concluyeron esta semana,  y  estuvieron a cargo de un grupo de especialistas de la Universidad Nacional de La Plata, en el marco del Proyecto de Restauración de este inmueble, que forma parte del Patrimonio Histórico Cultural de la Ciudad de Buenos Aires. Los expertos estuvieron reforzando las estructuras metálicas de los tres subsuelos, los cuales  contenían alrededor de 350.000 litros de agua  por más de dos décadas. Se reemplazaron 280 metros de perfiles oxidados de la estructura del histórico Edificio, porque debido al deterioro de sus columnas de hierro corría el riesgo de desmoronamientos parciales.

En el año 2018, la Cámara de Diputados de la Nación, tomo posesión de la propiedad, y  comenzó el Plan Rector para la Restauración Integral del Edificio Del Molino (RIEM). Desde el comienzo se realizo un detallado análisis de la situación estructural del predio, y se realizaron trabajos para reforzarla y actualizarla. Si bien para los Ingenieros que trabajan en el Proyecto de Restauración,  el riesgo de que ocurrieran pequeños derrumbes existió, la situación fue mucho peor de lo que se creía, y por ese motivo después de verificar el alto estado de deterioro de las columnas de hierro que mantienen  al centenario Edificio en pie, se tuvo que sustituir gran parte de los perfiles oxidados por nuevos. El estudio efectuado dio como resultado que más del 70% de la estructura, que data del año 1900, tenía que ser reemplazada. La tarea más compleja fue en el primer subsuelo, donde están  las cuatro columnas que sostienen  la carga total de los ochos pisos, y de la cúpula.

La intención fue crear las máximas condiciones de seguridad, sin perder la mayor cantidad de componentes originales.  Se restauraron 405 m2 de bovedilla del techo del primer subsuelo,  y la superficie intervenida en los tres subsuelos, donde se realizaron las tareas de apuntalamiento,  alcanzan los 1000 m2.

El Edificio Del Molino, estuvo abandonado desde el año 1997, hasta que el Congreso de la Nación se hizo cargo del inmueble,  a través de una Ley de expropiación sancionada en el año 2014.