Roberto De Vicenzo, un grande en la vida, un grande en las canchas…

0
407

El genial Maestro nació un 14 de abril de 1923 en la localidad bonaerense de Chilavert, en el seno de una familia humilde. Papá pintor de la llamada “brocha gorda” y mamá dedicada al cuidado de los hijos, ocho en total, siete varones y una mujer. Su padre enviudó cuando Roberto tenía apenas diez años y hubo que salir a trabajar de lo que fuere como para ganarse el pan de cada día.

El hecho de haberse mudado frente al campo de golf en Miguelete, hoy conocido como Club Deportivo FCG Mitre hizo que prácticamente todos los integrantes de la familia De Vicenzo aprendieran el oficio de “caddie”…

No sin emoción Roberto recuerda sus comienzos, cuando niño, y le tocó llevar los palos de Irineo Leguisamo, el jockey estrella reconocido en todo el mundo.

Ganaba un peso con treinta centavos…que en su mayoría le entregaba a sus padres…

Con el golf tan cerca cómo no tomarle cariño…Y aunque soñaba con fútbol, con la ayuda de una rama y algunas piedras comenzó a practicar sus primeros “swings”

Así se fue forjando la personalidad de este inmenso deportista quien además sostenía, haciendo escuela que: “En el golf no jugas contra otro, jugas contra la cancha…todos juegan contra la cancha que está allí, silenciosa…”

Obtuvo su primer campeonato en 1933, siendo caddie, a los diez años y comenzó a jugar de manera profesional a los quince.

Se muda a Ranelagh…Y cómo no amar tanto a esta ciudad, si el Club le había dado un buen empleo, que además, le permitió acceder a eventos del golf internacional. Como si todo esto fuera poco, en Ranelagh, conoció a la que luego sería su esposa…

Ganó 231 Torneos, incluido el Abierto Británico de 1967. Recibió numerosos premios y distinciones en nuestro país como el Olimpia de Oro, en dos oportunidades, Konex de Platino, etc. Fue nombrado uno de los cinco deportistas más grandes de la historia argentina. Su escultura se encuentra presente en el Paseo de la Gloria de la Costanera Sur…A los 94 años, el primero de junio, el querido Roberto inició su última gira. Merecido reposo, para quien diera todo de sí por el golf, la cultura deportiva, por la vida misma… ¡Hasta siempre Maestro!

“Con la trampa le sacas algo al otro, y te sacas todo a vos mismo”