Ruidos Insalubres

0
598

Una problemática que crece día día, dada las enormes dificultades que algunas personas tienen para convivr.

La ausencia de prójimo, respeto y consideración, hace posible que a las dos de la tarde los decibeles de alguna música de una vivienda cercana, haga vibrar los vidrios de tu casa/departamento, mientras alguien intenta dormir la siesta…ó simplemente desea y merece descansar luego del trajín semanal.

A las diez de la noche, para algunos, es un horario óptimo para realizar refacciones hogareñas y si vos querés estar tranqui, ó te predispones para entrar en el mundo de los sueños, es posible que no puedas lograr tu cometido. Una amoladora densa y persistente, como nuevo reloj de estos tiempos, marcará el momento en el cual vas a poder descansar.
Otras manifestaciones cotidianas de ruidos molestos: bocinas, bocinazos, los queridos canes utilizados para chumbar a quién pasa en bici ó caminando por esa cuadra, los rebajes de motos y ciclomotores…etc etc..etc…

Las denuncias vecinales se triplicaron entre 2007 y 2013. Solamente entre 2012/2013 subieron un 56 por ciento.

De acuerdo con la ley de Contaminación Acústica vigente en nuestra Ciudad, y en sintonía con la Organización Mundial de la Salud, durante el día, no se pueden registrar más de 65 decibeles en zonas residenciales y hasta 70 en comercios. Hacia la noche, estos índices deberían bajar a 50/60 respectivamente.

En tanto, los subtes porteños con sus ruidos, no dejan de estresar, de generar hipertensión y daños auditivos a pasajeros diarios y al personal del servicio también.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por la Mutualidad Argentina de Hipoacúsicos, las líneas BCDEH, tienen emisiones sonoras que superan a los 80 decibeles indicados por la OMS.

En la “C” los dcb llegan a 102,5…

Mientras hay quienes “sueñan con los ruidos del subte”, otros sufren de constantes dolores de cabeza, falta de concentración, mareos, alteración del ritmo cardíaco, etc. La situación fue denunciada en 2001 y si bien, se realizaron reformas, en este tema todavía hay mucho por hacer.