Sin sesión extraordinaria

0
626
El bloque porteño Verde Alameda ha presentado un proyecto.

Legisladores de varios bloques enviaron una nota al Vicepresidente I, Cristian Ritondo, para que se haga un encuentro legislativo en el marco de los cortes de luz que llevan más de una semana en varios puntos de la Capital. Ante las pocas firmas de diputados, no habrá encuentro especial. El viernes 27 o el lunes 30. Ese es el margen de días que habían puesto los legisladores el bloque Verde/Alameda, integrado por Gustavo Vera y Pablo Bergel, del Partido Socialista Auténtico (PSA) Virginia González Gass, del MST Alejandro Bodart y del FIT Marcelo Ramal, quienes con su firma habían solicitado una sesión para tratar la emergencia eléctrica en la Ciudad. Del mismo modo, El bloque porteño Verde Alameda ha presentado un proyecto para declarar la Emergencia Eléctrica en la Ciudad de Buenos Aires. Allí se prevé la formación de un comité de crisis energética de la Ciudad, multisectorial, integrado por el Poder Ejecutivo, todos los bloques legislativos, asociaciones de vecinos y consumidores, comunas, universidades e institutos especializados. A su vez, Marcelo Ramal, legislador de la Ciudad por el Frente de Izquierda, insistió en la convocatoria a una sesión extraordinaria para debatir la emergencia eléctrica: “La Legislatura no puede estar ausente en esta crisis que afecta a miles de trabajadores y vecinos de la Ciudad. Reclamamos a los bloques del PRO, del kirchnerismo y de UNEN que asuman su responsabilidad y convoquen a la sesión extraordinaria”. Esta iniciativa, el proyecto de Emergencia Eléctrica, propone crear un Comité de Emergencia, integrado por representantes de los bloques legislativos, de los trabajadores y vecinos afectados. Además, el proyecto le da capacidad al comité para “la urgente constitución de cuadrillas de operarios y técnicos electricistas para atender a los reclamos planteados por los cortes de luz”. Para alcanzar este punto, se piensa la elaboración de un padrón de técnicos y operarios electricistas, y su inmediata contratación con las condiciones salariales y laborales establecidas en el convenio de Luz y Fuerza”. Cortes obligatorios y preventivos en “grandes consumidores no imprescindibles” como shoppings, cartelería pública, edificios públicos y otros cuando se alcanzan picos de consumo riesgosos para la sustentabilidad del sistema, la instalación de “un mínimo de 1500 generadores, a razón de 100 por Comuna, para atender las necesidades más urgentes de consorcios, complejos habitacionales y demás predios afectados” y el financiamiento de la emergencia con un impuesto extraordinario “a las salas de juego ubicadas en la Ciudad, en territorios o aguas federales circundantes a la misma”, son parte de la iniciativa. En el proyecto de Ramal consta la denuncia que “la ‘huelga de inversiones’ -y hasta del más elemental mantenimiento- que llevan adelante las distribuidoras eléctricas con la complicidad del gobierno apunta a arrancar el tarifazo. Anticipando ese rumbo, la Bolsa vino premiando las acciones de las distribuidoras eléctricas con subas astronómicas durante todo este año. Mientras los especuladores celebran, el pueblo de la Ciudad paga este derrumbe premeditado con cortes de luz de varios días o semanas. En oposición a ese régimen fracasado, el Frente de Izquierda impulsa la nacionalización integral de la industria energética, bajo la gestión de sus trabajadores”.